Nuevas tecnologías y nuevas alertas

Cambian los tiempos y con ellos aparecen nuevos avances que nos hacen la vida más fácil. Uno de los grandes adelantos lo hemos vivido en cuanto a las nuevas tecnologías. Su buen uso nos ayuda tanto en el entorno laboral, como en educación, información y comunicación.

Para poder comenzar a ubicarnos en el tema me parece interesante definir el termino TIC.

Las TIC son la suma de todas las tecnologías desarrolladas actualmente para una información y comunicación más eficiente. Gracias a estas tecnologías somos capaces de gestionar la información y enviarla de un lugar a otro en cuestión de minutos. TIC es la abreviatura de Tecnologías de la Información y Comunicación. A través de ellas es muy fácil comunicarnos y obtener información sobre la actualidad instantánea, solo necesitamos dispositivos conectados tales como ordenadores, tablets, Smartphone y las plataformas y software disponibles.

La información nos permite transferir datos de un modo innovador. Estos datos pueden ser textos, imágenes o audios. Gracias a la comunicación se han establecido códigos entre los usuarios que les permiten descifrar los mensajes.

De todos los elementos que forman las TIC el más utilizado sin duda es Internet. Esto ha supuesto una de las mayores trasformaciones de la historia. El uso de Internet con dispositivos móviles es cierto que nos ha proporcionado grandes beneficios pero también ha provocado que surjan nuevas problemáticas y adicciones, sobre todo entre los más jóvenes.

Los niños, adolescentes y adultos jóvenes es el sector más influenciado por esta clase de tecnologías. Han adquirido su uso como parte de su cotidianeidad, en cierto modo han nacido con este tipo de avance. Internet se ha convertido en su modo de vida, no sólo es su medio de ocio principal sino que su uso abarca diferentes formas de socializar, hablar y funcionar día a día, llegando a ser su principal herramienta de socialización. También para los padres es una forma de captar la atención de los más pequeños muy cómoda, fácil y útil. Aunque no seamos conscientes de las consecuencias que en sus pequeñas “cabecitas crecientes” estamos generando.

Desde el centro y junto a muchas profesionales estamos de acuerdo que estas nuevas tecnologías son muy útiles y nos ofrecen muchas ventajas pero tenemos que poner el ojo en las familias ya que desde hace un tiempo nos llegan un gran número de consultas relacionadas con conductas de esta índole. El uso y abuso de las tecnologías suele ser un motivo frecuente de discusión en las familias.  Ambos progenitores consideran que se hace un uso excesivo y ello conlleva consecuencias negativas. Por otro lado, los hijos normalizan el uso y minimizan o no aceptan las consecuencias. La preocupación de los padres es creciente en relación a este tema especialmente por el desconocimiento y el descontrol de lo que sus hijos hacen en la red y por las problemáticas en las que puede desembocar ese uso descontrolado como “sexting”“cyberbullying”,  “grooming” o, simplemente un uso excesivo.

  •  “Sexting”o sexo virtual consiste en enviar, voluntariamente, material de contenido erótico o sexual a través de internet (móvil, redes sociales, webcams, etc.).
  • “Cyberbullying” o acoso entre iguales a través de las nuevas tecnologías es especialmente llevado a cabo en el ámbito escolar.
  • “Grooming” (engatusamiento) o engaño pederasta esta práctica es llevada a cabo por un adulto para tratar de ganarse la confianza de un menor con cualquier tipo de método como el engaño o las amenazas para obtener control sobre el menor.

Además de las citadas anteriormente, entre algunas de las desventajas de las TIC también podemos encontrar:

  • Poseemos mucha información, pero esta está desorganizada y en ocasiones no es del todo verídica.
    • Las TIC pueden disminuir la atención, son una fuente de distracción para los sectores más vulnerables.
    • Debido al avance debemos estar en continuo aprendizaje para manejar los nuevos dispositivos, que se actualizan constantemente.
    • Hay mucho tráfico de datos y en ocasiones peligra nuestra propia intimidad.
    • Para la población joven es muy fácil adentrarse en el mundo de las redes sociales, no es inusual ver ciertos perfiles de menores en los que se han falseado algunos datos para poder utilizarlos.
    • Es habitual que los jóvenes socialicen mediante perfiles públicos, creen chats y se relacionen entre ellos mediante estos dispositivos. Perdiendo habilidades sociales y no sabiéndose relacionar cara a cara.

Como podemos prevenir:

  • Limitar el uso y ayudar a la autorregulación (dejar los ordenadores, tablets y móviles en un espacio común de la casa, limitar el tiempo de uso 1 o 2 horas diarias).
  • Fomentar las relaciones y la comunicación a través de otras vías, por ejemplo, estimular el diálogo dentro de la propia familia.
  • Estimular el trabajo en equipo (voluntariados).
  • Buscar otro tipo de reforzadores.
  • Hacer deporte o actividades en equipo.
  • Generar rutinas de ocio con otros niños o al aire libre que no impliquen el uso de TIC.
  • Potenciar otro tipo de actividades (lectura, pintura, cine, teatro…).

Debemos estar atentos a las  señales que nos da el entorno y son claras indicadoras de que deben de alarmar a las familias. Estas señales pueden ser:

  • Niños que duermen menos. Desean estar conectados más tiempo y apuran las horas de la noche para hacerlo.
    • Dejadez de las actividades cotidianas.
    • Intentos de reducir el tiempo de conexión sin éxito,
    • Aislamiento social.
    • Enfados cuando no se dispone de conexión o dispositivos conectados a la red.
    • Mentir sobre el tiempo empleado con las tecnologías.
    • Notar agrado al estar conectado.
    • Perder el interés en actividades externas.

En el caso de que se diesen las señales de alarma expuestas con anterioridad es importante acudir lo más pronto posible a un profesional para que se le pueda realizar una valoración. Es imprescindible la ayuda del núcleo familiar para que el problema no aumente. En las sesiones psicológicas lo que se suele trabajar es la modificación de conductas relacionadas con la adicción, búsqueda de nuevos refuerzos y trabajo en habilidades sociales.

                                Psicóloga Infantil, Adolescente y Adultos
  Mª Carmen Martín Pérez
NºCol. CV 12393

Facebook
Instagram